Informaciones Científicas

Página 7 de 21

Balance hídrico, estacionalidad y bebidas preferidas

El balance hídrico de nuestro organismo se asocia a un rendimiento físico y cognitivo óptimo, mientras que la deshidratación puede plantear importantes implicaciones negativas para la salud. De hecho, la estimación de la ingesta y pérdida de líquidos es una medida de interés sanitario público mucho más relevante que la ingesta de líquidos por sí sola.

 

Los datos actuales sobre el balance hídrico en distintos grupos de población son limitados debido en parte a la complejidad para medir de forma directa la ingesta y pérdida de agua de nuestro organismo. A este respecto, el Cuestionario del Balance Hídrico (WBQ) es una herramienta práctica que facilita la recogida de esos datos, evaluando a fondo la ingesta y pérdida de líquidos. A pesar de los errores de memoria y de estimación de porciones, este sistema permite medir con relativa precisión el balance hídrico (Malisova et al., 2012).

 

Esta herramienta se empleó para analizar la ingesta y pérdida de agua en verano e invierno de una muestra de población en Atenas. Los resultados mostraron que en invierno, cerca del 24% de la ingesta de agua procede de alimentos sólidos, el 50% de agua y el 26% de otras bebidas, mientras que en verano aproximadamente el 15% de agua proviene de alimentos sólidos, el 61% de agua y el 24% de otras bebidas. Entre las bebidas diferentes al agua más consumidas, destacan el café y las bebidas alcohólicas en invierno, y el café y la leche con o sin cacao en verano, mientras que los refrescos y los zumos de frutas se sitúan en unos niveles de consumo muy inferiores, independientemente de la estación de tiempo.

 

Estacionalidad en el consumo de líquidos*

 

El estudio muestra, además, cómo en verano el aporte de líquidos debe ser sustancialmente superior al realizado en invierno ya que la pérdida de agua (principalmente a través del sudor) fue aproximadamente 1.000 ml superior que en invierno. Las diferencias en los datos de la ingesta, pérdida de agua y balance hídrico en verano e invierno sugieren que la estacionalidad es un factor importante en la investigación del balance hídrico, especialmente en los países mediterráneos.

 

Prof. Asist. Maria Kapsokefalou

Unit of Human Nutrition, Department of Food Science and Technology, Agricultural University of Athens, Greece.

 

Malisova et al., Int J Food Sci Nutr. 2012; 63(2):138-44.

 

NOTA: Aunque no son frecuentes, pueden darse casos de sobrehidratación durante largos periodos de ejercicio cuando no se reponen los electrolitos perdidos en el sudor pero se consume una cantidad excesiva de agua. La sobrehidratación puede provocar desequilibrios potencialmente peligrosos en los electrolitos como la hiponatremia, una enfermedad grave en la que el nivel de sodio en la sangre llega a ser demasiado bajo. Para evitar los casos de hiponatremia durante el ejercicio, se recomienda reducir la cantidad de líquidos bajos o sin sodio e ingerir bebidas para deportistas o con un alto contenido en sodio.

 
Para más información sobre la ciencia, la seguridad y los beneficios de las bebidas y de sus ingredientes, así como la importancia de la dieta, la nutrición y la actividad física para la salud y el bienestar, puede contactar con el Beverage Institute for Health and Wellnes de The Coca-Cola Company: www.beverageinstitute.org


Desde la fecha de la publicación original de este artículo, han aparecido nuevos datos científicos, por lo que el contenido puede no estar actualizado y las opiniones científicas incluidas en él pueden haber evolucionado.

 

MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE: